Buscar
  • Txema Morales

NAVEGANTES

Hoy he coincidido, en un acto deportivo, con una gran persona que está pasando por un mal momento y, a pesar de no conocernos, me lo ha querido explicar. Enseguida he podido conectar con su historia, porque también es la mía.


La vida siempre nos depara sorpresas, y puede que no estemos preparados para algunas de ellas. Suelen superarnos emocionalmente y arrastrarte a un pozo de desesperación del que parece imposible salir. Son épocas donde nuestra mente, corazón y alma sufren.


Hay veces que el vivir se convierte en un acto de valentía. Séneca

Debemos ser honestos y verbalizar nuestras carencias, nuestras debilidades, nuestros miedos, nuestras ansiedades y pánicos, nuestras visitas al psicólogo, al psiquiatra o al terapeuta. Verbalizar todo aquello que también es parte de nosotros, que es parte de nuestra experiencia vital. Expresar, decir, contar, todo aquello que también forma parte de nuestra humanidad.


No para victimizarnos, no para erigirnos como ejemplo de nada, simplemente para normalizar lo que es obvio: Que todos navegamos por los mismos mares compartiendo tormentas.


Hacer saber, a los navegantes perdidos, que de esas aguas turbulentas se sale, que es posible estar sereno en la vida, que los envites del destino se superan, que este mundo es maravilloso cuando aprendes a observarlo, que todo pasa, y que ESTAMOS.




Practiquemos esa honestidad.


Sufrí mi primera depresión a los 15 años. Estuve tomando medicación psiquiátrica en varios periodos de mi vida, desde los 15 a los 43 años. He estado en terapia psicológica en incontables ocasiones. He sufrido ataques de pánico y episodios de ansiedad. Conservo una cierta claustrofobia. Y si pudiese definir mi vida actualmente con una palabra sería: serenidad.


Tuve un viaje muy próspero, gracias a sufrir un naufragio. Zenon de Citio

by Txema Morales. Escritor y Coach.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

VOLVER